En casa todo se reaprovecha, no me gusta tirar nada, y mucho menos si es comida!

El domingo pasado sobró bastante pan, y aunque estaba metido en una bolsa bien cerradita, el lunes ya estaba un poco duro, así que nada mejor que convertirlo en un dulce bien sencillo y que está para chuparse los dedos!

Así que manos a la obra y unas estupendas torrijas que no duraron ni cinco minutos en el plato!

Así que hoy os traigo una receta muy sencilla, sin canela (no soy muy amante de la canela), para hacer unas buenísimas torrijas!


image

¿Qué necesitamos?

image


– Pan (del día de anterior)

– Huevos

– Azúcar

– Leche

– Aceite

 

 

¿Cómo lo hacemos?

1.- Cortamos el pan a rodajas de un dedo de ancho mas o menos. Empapamos las rodajas de pan con leche, yo las he dejado en un bol lleno de leche durante unos minutos.

image

2.- Batimos uno o dos huevos, dependiendo de la cantidad de torrijas que vayamos a hacer, para unas 12 torrijas yo he necesitado dos huevos. Y pasamos las rebanadas empapadas de leche (por los dos lados) por el huevo batido.

image

3.- Ponemos el aceite a calentar en la sartén, y cuando esté caliente, freímos bien las rebanadas de pan. Una vez fritas las ponemos encima de un papel de cocina para sacar el exceso de aceite.


image

image

4.- Rebozamos las rebanadas fritas en azúcar.


image

image

Y listos! Ya tenemos nuestras torrijas listas para ser devoradas!!!

image

A tener en cuenta…


-Hay que sacar bien el exceso de aceite ya que sino al comerlas estarán demasiado aceitosas.

-El azúcar hay que ponerlo al gusto, si nos pasamos dará la sensación de que estamos comiendo azúcar solo!

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.